Se encuentra usted aquí

Más de 34 mil personas les rindieron homenaje a las mujeres en Jazz al Parque 2018

Más de 34 mil personas se aceraron al Parque el Country al norte de Bogotá, para disfrutar de la edición 23 de Jazz al Parque, el festival de jazz gratuito más importante del país y uno de los más grandes de Latinoamérica, organizado por la Alcaldía de Bogotá, a través del Instituto Distrital de las Artes – Idartes. 

La Beat Band del Programa Crea de Idartes no solo fue el grupo encargado de abrir el festival también, fue el primer representante del talento distrital que, durante dos días, deleitó a los bogotanos con los mejores exponentes de este género en la ciudad. Junto a ellos, Eirrükü Ensamble, Hombre de Barro, La Soledad Quinteto, Los Margaretos, Los Pris Cuarteto, Santiago Sandoval Quinteto, The Swinging Brothers y Zazous conformaron la nómina de artistas locales.

Para Jaime Cerón, director (E) del Idartes, “es muy significativo tener ocho bandas de Bogotá con un nivel muy alto, junto con invitados nacionales como el caso de la agrupación Itapoa de Medellín y el maestro Justo Almario, quien se ha destacado como uno de los grandes del Jazz mundial. Además, destacamos la presencia de los dos grupos, la Beat Band de los grupos Crea de Idartes y la Big Band Bogotá que es una apuesta muy interesante que tiene la ciudad”.

El sábado 22, la banda Eirrükü Ensamble,cuyo nombre surge de la lengua materna de los indígenas Wayuú de la Guajira colombiana, rindió un homenaje a las minorías étnicas, buscando sensibilizar a los bogotanos para que conozcan más sobre la música de estas comunidades. 

Soledad Quinteto y Santiago Sandoval Quinteto cerraron la participación de los artistas de la capital el primer día del festival, con unas propuestas que deleitaron al público con una mezcla derock alternativo, fusión y música colombiana, en torno a la sonoridad y el lenguaje propio del jazz.

Por su parte, las improvisaciones de Los Margaretos junto con sus composiciones en formato jazzístico con armonías y melodías novedosas, fueron los encargados de dar inicio al segundo día del festival. Junto a ellos, The Swinging Brothers, Zazousy Hombres de Barro, representaron a los artistas ganadores de convocatoria distrital.

El proyecto Cumbia & Jazz Fusión fue una apuesta de la investigadora barranquillera Daniela Cura, quien logró reunir a los maestros Einar Escaf y Justo Almario, entre otros, en el montaje de la obra creada hace 40 años por el compositor, pianista y contrabajista Charles Mingus y que fue interpretada por primera vez en Jazz al Parque con instrumentos tradicionales de la costa caribe colombiana.  

Por su parte, artistas de la talla de René Marie, Daymé Arocena, Javier Colina y Jane Bunnet & Maqueque representaron la cuota internacional que se encargó de cerrar los dos días de Jazz al Parque. 

“Destacamos los invitados internacionales, que son una muestra de esa heterogeneidad de enfoques que el jazz propone, lo que enriquece fuertemente la experiencia cultural de los bogotanos” explica el director (E) de Idartes. 

Un homenaje a las mujeres del jazz

Aunque existen grandes voces en el jazz como Ella Fitzgerald, Billie Holiday o Diana Krall, durante años el protagonismo de las mujeres parecía limitarse principalmente a la parte vocal. Afortunadamente, poco a poco surgieron músicos que se encargaron de ampliar la participación de las mujeres en este género, especialmente en su parte instrumental, por ejemplo, la saxofonista Irma Young o Sophie Tucker, la primera artista que dirigió una banda de hombres.

Con el lema “Las mujeres en el jazz”, este año el festival decidió rendirles un homenaje a todas las artistas que han trabajado incansablemente por la música. En total, ocho de las dieciséis bandas de la programación estuvieron lideradas por mujeres, desde las voces, dirección y la parte rítmica e instrumental.

“Las mujeres siempre han estado en el mundo de la música y particularmente en el mundo de jazz han sido figuras visibles como intérpretes, sin embargo, sentíamos también que era el momento de mostrar el trabajo de las mujeres que hoy están liderando proyectos en el mundo del jazz. En esta versión veremos cómo las mujeres han influenciado y siguen influenciando este género”, explica Giovanna Chamorro, Gerente de música del Idartes.

Giovanna comenta que “la programación tiene grandes intérpretes, compositoras, arreglistas, investigadoras y directoras que lideran diversos proyectos. El festival tiene tres invitadas internacionales, también decidimos tener en la dirección de la Big Band a una mujer que ha tenido un trabajo muy destacado en Estados Unidos, quien tocará al lado de Victoria Sur”.

Esther Rojas, una de las figuras femeninas destacadas de esta edición, fue la directora y bajista de la Big Band Bogotá, en una presentación en la que Victoria Sur conjugó la tradición del folclor continental con la innovación y calidez del jazz.

Desde Cuba, Daymé Arocena se subió a la tarima de Jazz al Parque en donde puso a saltar y a cantar a los bogotanos, gracias a la potencia de su voz y a la energía que impregnó en el escenario. Daymé es una de las más carismáticas y talentosas representantes de la música cubana actual, dueña de una voz excepcional con un estilo musical fuertemente enraizado en el jazz y la tradición afrocubana, mezclando los ritmos urbanos y electrónicos contemporáneos.

El cierre del sábado estuvo a cargo de la estadounidense René Marie, dos veces nominada al Grammy en la categoría Mejor álbum de jazz, y quien demostró la elegancia de su voz con canciones comoIf you were mine.  

Finalmente, la gran sorpresa de la jornada se dio con la presentación de Jane Bunnet & Maqueque, quien compartió tarima con Daymé Arocena, con el fin de rendirle un homenaje musical a las mujeres en el jazz.

“El jazz es símbolo de libertad.  Libertad rítmica, armónica, melódica, improvisativa.  Él te abre la mente, los oídos, el corazón.  No hay límites”.  Esther Rojas, directora Big Band Bogotá 2018